29 May, 2024
Noticias Opinión

Opinión: Las “autopistas” del Oriente Antioqueño, el falso eufemismo del Gobierno Petro.

Opinión: Las “autopistas” del Oriente Antioqueño, el falso eufemismo del Gobierno Petro.
¡Comparte!

En los últimos días se ha venido fortaleciendo un debate entre el Presidente de la República Gustavo Petro y algunos líderes antioqueños, encabezados por el Gobernador Andrés Julián Rendón, en torno a la financiación, pertinencia y continuidad de las autopistas 4G.

Estás vías han sido la evolución de varios procesos de planeación y voluntad política que han buscado que el Departamento supere el atraso histórico en materia de movilidad. Su génesis fue el plan 2.500, pero fue en el Gobierno de Santos cuando se materializaron y financiaron con una mirada estratégica, pues se buscaba conectar al país, no solo a Antioquia, a través de una red vial competitiva, moderna y eficiente. 

Y es que la red vial departamental ha sido un problema constante y una gran limitante para el progreso de Antioquia y el país, esto debido a que esta región se encuentra ubicada en el centro del territorio nacional y tiene limitada la conexión del norte y sur de Colombia. De igual forma, en esta zona se concentra gran parte de la industria nacional y el atraso en vías ha afectado históricamente los costos de la producción nacional y su competitividad.

En este sentido, cuestionar la necesidad, urgencia y beneficio de las vías 4G para Antioquia y Colombia se asemeja más a una insensatez o un capricho que a una postura racional. Ahora bien, en la discusión actual sobre la financiación desde el gobierno nacional de estas vías, han surgido dos argumentos falsos que se deben desmentir con urgencia. 

Por un lado, algunos de los líderes antioqueños han sostenido que el gobierno de Petro ha sido quien está dejando sin financiación estas obras, algo que no es completamente cierto, pues este déficit financiero es una herencia del Gobierno Duque. Lo que sí es cierto, es que el Gobierno Petro es el responsable de subsanar esta situación y, en caso de no girar los recursos necesarios para culminar estas obras, sería el responsable político de perpetuar este atraso en infraestructura y competitividad, afectando la economía nacional y el bienestar de millones de colombianos.

Por otro lado, es completamente falso lo que ha sostenido el presidente Petro cuando afirma que los grandes beneficiarios de estas vías son los ricos habitantes de la subregión del oriente. Dentro de las múltiples comunidades beneficiadas por las vías 4G, incluso en los tramos ya finalizados, ninguna se encuentra en el oriente antioqueño. 

Y si bien es cierto que el oriente cercano se ha convertido en la zona de expansión de Medellín y su área metropolitana, en especial, para personas con más capacidad económica. La realidad actual de la infraestructura de este sector es complemente opuesta a la de las subregiones donde ya se han venido inaugurando estas vías 4G. 

Los pocos avances en materia de infraestructura vial de esta subregión se han financiado con recursos propios de la Gobernación, las alcaldías, APP y valorización, un ejemplo es el Túnel de Oriente, la Vía las Palmas y algunas obras viales de Rionegro. 

Y es que la realidad de la mayoría de municipios del oriente en materia de infraestructura es crítica. La vía a Abejorral, Nariño, Argelia y Sonsón está en malas condiciones desde hace varios años, siendo agravada la situación por el fenómeno de la niña y sus fuertes lluvias, la red vial urbana de la Ceja y el Carmen cada vez está más deteriorada, la autopista Medellín-Bogotá está lejos de alcanzar los parámetros internacionales que tienen las autopistas, el acceso al Peñol y Guatape se quedó pequeño y las vías hacia San Vicente y Concepción tienen graves fallas de diseño. 

Solo los municipios ubicados sobre el área de influencia de la autopista (Marinilla, Guarne, Santuario, Cocorná y Rionegro) tienen unas condiciones de acceso óptimas. 

En conclusión, si hay una región de Antioquia que no se beneficia de las vías 4G y requiere con urgencia que se le dé una mano en materia de infraestructura vial es el oriente antioqueño. Por esta razón, el discurso señor Presidente para esta subregión debería ser el opuesto. Que justo, necesario y urgente resulta diseñar una gran vía 4G para el oriente que conecte de manera competitiva el Aeropuerto José María Córdova con la Ruta del Sol, la autopista Medellín- Bogotá, las Vías del Nus y la nueva región metropolitana del valle de San Nicolás. 

Está demorado señor Presidente en Gobernar con estrategia y justicia socioeconómica para una región que concentra parte importante del progreso del país. Entienda que la buena gestión de su gobierno y el futuro de su proyecto político depende de entender que gobierna para todos los colombianos y de buscar que a todos nos vaya bien, no solo enfocarse en el bienestar de sus cercanos ideológicos y amigos.

Opinión

Andrés Santiago Arroyave Alzate

Politólogo y magíster en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia, máster en Gobierno y Gestión Pública en América Latina de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Activista y académico ambiental.