14 June, 2024
Martes de salud Noticias

Sacar los gases de un bebé; el temor de las madres primerizas

Sacar los gases de un bebé; el temor de las madres primerizas
¡Comparte!

Ser madre primeriza es algo que es difícil, los temores de cuidar bien al bebé se hacen presentes durante los primeros meses de esta experiencia.

Quizás uno de los momentos que mayor complejo genera en las madres es la hora de ayudar al bebé a expulsar los gases. Y es que como los músculos del vientre aún no se han desarrollado del todo, los bebés necesitan ayuda para expulsarlos hasta que puedan hacerlo por sí mismos, lo que suele ocurrir entre los 7 y los 9 meses.

Los bebés pueden expulsar los gases en varias posiciones, sobre el pecho, sentados o sobre el regazo.

La frecuencia con la que se requiere sacar los gases del bebé dependerá de su horario de alimentación.

A medida que crecen, los bebés tragan menos aire mientras se alimentan, lo que significa que no necesitarán eliminar los gases tan a menudo.

Sin el dulce sonido del eructo, el pequeño puede sufrir dolores de estómago por los gases atrapados. Además, si no eructan, los bebés suelen regurgitar, tener más gases, perder el sueño o sentirse llenos antes de terminar de comer.

Estos son algunos consejos para efectuar dicho proceso de manera correcta:

De pie o sentada, ponte un paño sobre el hombro y sujeta a tu bebé contra tu pecho de forma que su barbilla descanse sobre tu hombro.

Mientras sostienes a tu bebé con una mano, utiliza la otra para darle suaves palmaditas en la espalda. Ahuecar la mano mientras se dan las palmaditas puede ser una opción más suave que una palma plana y abierta.

Las palmaditas suaves suelen funcionar bien, pero frotar suavemente la espalda del bebé o darle palmaditas más firmes también puede ayudarle a expulsarlos.