Opinión: Este año que un propósito sea no juzgar

Al finalizar un año se hace común evaluar nuestras acciones, detectamos que fue lo bueno que logramos y con angustia y resignación tratamos de asumir lo que surgió como no queríamos; algunos redactan cartas, otros se deprimen, otros tienen actitud positiva, pero a todo esto se une la esperanza, y es ahí donde el calendario que se abre, trae consigo la posibilidad de seguir soñando la vida  y surgen nuevas posibilidades para no desfallecer.

Cada persona se enfrenta a sus propias batallas, y para proyectarse debe saber quién es, que tiene y de ahí determinar a dónde quiere llegar. No puedo comparar el progreso del otro desde mi realidad de vida, porque cada uno cuenta con unos elementos distintos que sin duda son factor determinante en el alcance de las metas.

Partiendo de que cada persona es distinta, ojalá, este año, dejemos la maña de juzgar, somos muy dados a criticar al otro, y por esta época se hacen muy frecuentes algunas frases cómo: “Ojalá este año si cambie”, “Mire a ver si por fin se gradúa, se casa o compra carro” “Esperemos este usted sea mejor”. Propongámonos no ser juez de los demás, si conocemos de sus deseos y tenemos la posibilidad de contribuir a su crecimiento, entonces brindemos ayuda, no seamos obstáculo, quién no es solución que tampoco sea problema, respaldemos y con objetividad brindemos herramientas de crecimiento.

No debemos juzgar al otro solo porque hace cosas que nosotros no haríamos, ni debemos excluir a nadie, menos por que no piensa como nosotros, la riqueza social radica en la diversidad que se tiene aun cuando se trabaja en la unidad.

Atrevámonos a conocer a los que nos rodean, saber quién es mi familia, mis amigos, mis compañeros de trabajo, la gente de mi municipio. Solo así, teniendo clara la historia de cada uno ya no seremos jueces, porque el que juzga lo hace porque no conoce, quién conoce, ya no juzga, lo que busca es ayudar y la razón es que ya ha brindado tolerancia y comprensión.

 

*Columna de opinión | Jhon Fredy Arenas García | Joven rionegrero, docente de Filosofía y Educación Religiosa, apasionado por los medios de comunicación; un líder, con espíritu de servicio, sentido de fe, entusiasta y soñador, que hizo de sus aliadas, a las letras para expresar junto con ellas ideas que busquen crear conciencia de respeto social.