8 June, 2023
Rionegro

Suena la campana con David Quintero

Suena la campana con David Quintero
¡Comparte!

Como es costumbre, cada semana estamos entrevistando a un precandidato a las alcaldías del Oriente Antioqueño, el turno esta vez fue para David Quintero. Quien tiene entre sus metas ser el próximo alcalde de Rionegro.

¿Cuál es su experiencia en el sector público?

Hace 20 años estoy en el ejercicio público, me ha gustado el contacto con las comunidades, la materialización de sueños de ciudad, la construcción del territorio y la búsqueda de posibilidades para la ciudad. Desde esa perspectiva he trabajado como secretario de Gobierno y de hacienda. También he sido concejal y gerente de la empresa somos.

¿Qué características debe tener el candidato que será elegido?

Creo que lo más importante es que crea en la idea de ciudad y en el concepto que hoy se tiene de desarrollo, de crecimiento, de prospectiva y de proyección del territorio, al igual será un actor que le dé confianza a la comunidad y finalmente que sea un actor cercano a la institucionalidad.

¿Quién es David?

Soy una persona bendecida por la vida, soy hijo de padres, profesores, estudie en el colegio Corazonistas, en la Universidad de Antioquia y la Universidad Hinca, soy economista y abogado, posteriormente logré terminar la especialización en gerencia financiera.

¿Cómo ve a Rionegro?

Hay varias ópticas, la primera es que mi visión no puede ser ajena a la que hace la institucionalidad, hay a nivel nacional se ve a Rionegro, como una ciudad pujante, con desarrollo, con oportunidades laborales, certificado por instituciones a nivel nacional como el DANE, que dice que es la capital del empleo

Entonces Rionegro, viene desarrollando como una planificación y la estructura que hay tiene obedece a unos ejercicios administrativos responsables.

Rionegro, invita a la región a fomentar un desarrollo, pues muchas de las iniciativas que se dan aquí se replican en otros municipios.

Obligatoriamente, se vuelve Rionegro, el centro de región, y ese centro de región obliga a que todo mundo esté alineado sobre una línea de desarrollo.