28 May, 2024
Opinión

HUMILDAD para sanar el Alma ¡Más felicidad, menos juzgamientos!

HUMILDAD para sanar el Alma ¡Más felicidad, menos juzgamientos!
¡Comparte!

Si queremos ser felices, empecemos por dejar de juzgar. No es una tarea ni aprendizaje sencillo en una sociedad que se alimenta de la vida de los demás y hace de las penas ajenas el centro de su entretenimiento, pero para avanzar y evolucionar como seres humanos tenemos que asumir desafíos a la altura de lo que exigen nuestros valores más civilizados. 

En el fondo, cuando juzgamos estamos dejando de lado varios asuntos trascendentales para construir relaciones más saludables y sociedades más justas y equilibradas.

En primer lugar, cuando juzgamos dejamos de reconocer que somos imperfectos, que en esta vida cometemos errores pero que tenemos todo el derecho de reparar y reconducir los malos actos. En segundo lugar, tenemos que recordar que cada persona tiene una historia única frente a la cual somos totales desconocedores de sus deseos e intenciones más profundas y en este sentido, más que juzgar, la vida nos invita a escuchar y comprender al otro en su historia particular y única. Como tercer punto, los juicios nacen, en la mayoría de sus veces, de prejuicios y suposiciones equivocadas que nos impiden ubicarnos en posiciones de mayor apertura y acogida frente a la vida del otro. Finalmente, a veces, juzgamos con la intención, no muchas veces consciente, de sentirnos superiores a los demás o por temor a ser juzgados nosotros mismos. 

Lo hermoso de este camino, es que cuando tomamos conciencia y dejamos de lado el juicio, la humildad nos abraza y acompaña en todos nuestros actos. Cuando una persona humilde choca con un obstáculo, está dispuesta a reconocer que ha caído y no busca esconderse ante sí mismo, ante los demás, ni esconder lo que ha sucedido.  ¿Por qué? Porque el humilde cuando cae, se reconoce en su fragilidad sin sentir vergüenza y frente a esto busca ayuda, apoyo y se deja orientar. El humilde hace de las relaciones un aprendizaje constante y un motor de cambio permanente. 

El humilde sabe dejar de lado su orgullo, acepta la realidad, no sin dolor, pero si con la confianza que esta le trae y deja fluir la vida con confianza y haciéndose cargo de esta, de su historia, de su propia imperfección. 

La humildad, como lo decía Confucio, es la base de todas las virtudes, es un poder que se construye y alimenta día a día. Quien practica la humildad, sin vanidad, ejercita la libertad, el amor, la construcción de vínculos más saludables basados en el respeto y la ausencia de juicio. El humilde se hace cargo de sí mismo, pero tiende las manos a quién lo necesita. Sirve porque se sabe unido a los demás y hace con su vida lo mejor que le es posible. 

Más que hablar, se requiere saber escuchar, no juzgar y servir para Sanar el ALMA.

Por: Andrés Gaviria, Psicólogo especialista en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario.