Presidente Petro debutó ante la ONU con un contundente discurso

El presidente Gustavo Petro se dirigió ante el pleno de las Naciones Unidas con un duro discurso contra la comunidad internacional. En este habló de la selva, de su protección y de la fallida lucha contra las drogas. “Cuarenta años ha durado la guerra contra la droga”, señaló.

El discurso de Petro ha sido quizás el más duro que ha dado un presidente colombiano en la historia. “40 años ha durado la guerra contra las drogas, si no corregimos el rumbo y esta se prolonga otros 40 años, Estados Unidos verá morir de sobredosis a 2.800.000 jóvenes por fentanilo, que no se produce en nuestra América Latina”, dijo.

El presidente habló de las causas de las adicciones y del enorme daño que estas le hacen a los países productores de drogas.

“Han aumentado los consumos mortales, de drogas suaves han pasado a las más duras, se ha producido un genocidio en mi continente y en mi país, han condenado a las cárceles a millones de personas, para ocultar sus propias culpas sociales le han echado la culpa a la Selva y sus plantas. Han llenado de sin razón los discursos y las políticas”, señaló.

En su discurso Gustavo Petro hizo una reivindación al Amazonas y un clamor para evitar el desastre que se cierne sobre esta. “No toquen con sus venenos la belleza de mi patria, Ayúdennos sin hipocresías a salvar la Selva Amazónica para salvar la vida de la humanidad en el planeta”, dijo.

Habló que las hogueras que la queman, su envenenamiento y su destrucción es un gran fracaso de la humanidad.

Criticó duramente también organismos mundiales como la OTAN que, a su juicio, no han cumplido su labor. “Para qué la guerra si lo que necesitamos es salvar la especie humana? ¿Para qué sirve la OTAN y los imperios, si lo que viene es el fin de la inteligencia?”, se preguntó ante el pleno de países.

Al final aseguró que se necesita una Paz Total, que reine en el mundo entero. “Les propongo y los convoco a América Latina para ello, dialogar para acabar la guerra. No nos presionen para alinderarnos en los campos de la guerra. Es la hora de la PAZ. Que los pueblos eslavos hablen entre sí, que lo hagan los pueblos del mundo. La guerra es solo una trampa que acerca el fin de los tiempos en la gran orgía de la irracionalidad”.