En El Carmen intervinieron una gallera clandestina donde departían más de 30 personas en pleno toque de queda

Al momento de ser interceptado el lugar donde se practicaban peleas de gallos, más exactamente en la vereda Alto Grande, muchos de los ciudadanos que estaban infringiendo el toque de queda emprendieron la huida y dejaron abandonados los gallos, motocicletas y licor que fue incautado por la fuerza pública.

El hecho se presentó en la madrugada del domingo 17 de enero, siendo la 1:30 a.m., cuando más de 30 personas fueron sorprendidas por las unidades en servicio tanto de la Policía como del Ejército Nacional, en un establecimiento que ejercía peleas de gallos sin licencia y durante el toque de queda en la vereda Alto Grande de El Carmen de Viboral.

La intervención a la gallera clandestina, donde se presentaba aglomeración de personas e incumplimiento al toque de queda, fue lograda gracias a las labores de patrullaje en la zona rural y tras varias denuncias de la ciudadanía. La Policía informó que, muchas de las personas que departían en el sitio, emprendieron la huida una vez notaron la presencia de la fuerza pública.

En el lugar, las autoridades impusieron 18 comparendos por el incumplimiento a la medida sanitaria y a las acciones de prevención del riesgo de contagio de COVID-19. También fueron incautados 13 gallos que estaban en el lugar y fueron puestos a disposición de la Secretaría de Agricultura de El Carmen de Viboral, donde se coordinó la alimentación y el cuidado de los animales.

Según informó el teniente Wilman López, comandante de la Estación de Policía de El Carmen, “Se realizó la suspensión temporal de la actividad por 10 días ya que en este lugar se ejercía la actividad comercial de manera informal, asimismo se impuso una multa general tipo 4”, recalcó.

En el operativo, se inmovilizó además una motocicleta que no tenía placa ni documentación al día.