Medidas de restricción por la pandemia serán flexibles con la reactivación económica: Alcaldes del Oriente

Después de la polémica que desató la medida de toque de queda continuo decretado a última hora por el Gobierno Nacional y la Gobernación de Antioquia para este fin de semana en 7 municipios del Oriente, y las protestas que hubo durante el sábado en municipios como Rionegro y Marinilla en total rechazo a la medida, diferentes alcaldes de la región de Oriente emitieron un comunicado a la opinión pública asegurando que entendían el disgusto de la ciudadanía.

“Si bien es cierto que la vida y la salud son lo fundamental, es imposible desconocer la realidad económica y social que hoy viven muchas personas en nuestros municipios, quienes son los principales afectados con estas determinaciones, puesto que viven del día a día, así como los que manejan producciones por encargo y desarrollan sus actividades principalmente los fines de semana, por lo que no es justo informar con pocas horas las medidas trascendentales que paralizan el aparato productivo de la región”, relata la misiva firmada por los alcaldes del Oriente.

Los burgomaestres explican que comprenden el malestar de la gente, pues ha sido confusa la descoordinación que ha habido durante los últimos días, entre las decisiones que toman las Alcaldías, la  Gobernación de Antioquia y la Presidencia. También le hacen un llamado al Gobierno Nacional, para que las medidas que se tomen durante los próximos días, se informen con una mayor antelación y con la aprobación de todos los mandatarios.

Consideramos que todas aquellas medidas que restrinjan la movilidad o libre circulación de los ciudadanos, requieren una mayor concertación y ser informadas con suficiente antelación”.

Finalmente, los alcaldes dejaron firme su posición expresando que, desde este momento le solicitarán al Gobierno que las decisiones de restricción no perjudiquen el desarrollo económico de la región.

Se deben tomar decisiones que busquen proteger la vida y salud, pero que limiten los menos posible la reactivación económica de nuestros territorios, de manera concertada con las autoridades locales y con el tiempo suficiente, como una muestra clara de tesoro con las comunidades que puedan verse afectadas”.