Paloma, una yegua maltratada en Marinilla, hoy fue entregada a un nuevo hogar

Con la adopción de Paloma, una yegua de Marinilla que, tras varias denuncias y sufrir maltrato, fue confiscada a su propietario, la Gobernación de Antioquia emprendió la estrategia “Adopta un caballo”, que busca generar más actos de consciencia frente a los casos de abuso y exceso de carga en este tipo de animales.

Paloma es una yegua que fue sorprendida por las autoridades en condiciones de abuso, pues era utilizada por su propietario como animal de carga, “El animalito aparentemente sufre una caída por exceso de carga y por tener las herraduras lisas, llega al Centro de Protección y Bienestar Animal con algunas laceraciones, especialmente en los costados del cuerpo y tras la valoración veterinaria presentaba muy malas condiciones”, explicó Ramón Ángel Ramírez, médico veterinario de la Alcaldía de Marinilla.

Pero hoy, las condiciones de vida para esta yegua cambiarán, luego de que una familia se postulara, a través de la estrategia “Adopta un caballo”, para acoger y brindarle los cuidados necesarios, buena alimentación, espacios amplios y todo lo que requiere un animal como Paloma.

Precisamente, Carolina Corrales, quien adoptó la yegua, aseguró que, “Lo más importante que nosotros debemos de tener en nuestra mente y en nuestro corazón es darles segundas oportunidades a estos animalitos y que puedan tener mejores posibilidades de vida, allí no solamente cambia el espacio en el que están si no que le cambiará su estilo de vida”.

El alcalde de Marinilla, Gildardo Hurtado, celebró la adopción y explicó que “Esta es una bellísima experiencia, saber que la sensibilidad de una persona que quiere adoptar a Paloma se convierte en un ejemplo, en un referente para entender qué significa la protección, la valoración y el cuidado por los animales”.

Las personas interesadas en adoptar un caballo o una yegua, podrán extender su manifestación de interés al correo electrónico [email protected], luego recibirán un formulario que será estudiado para verificar la viabilidad de la adopción, “Queremos que sean familias que puedan garantizar que el caballo nunca va a volver a un trabajo forzoso”, dijo Carlos Ignacio Uribe, secretario de Medio Ambiente de la Gobernación de Antioquia.