¿De qué están viviendo las parroquias católicas si no hay ofrendas?

Quizá es una pregunta que pocos se han hecho, pero es una realidad que viven más de 70 templos de culto católico que hacen parte de la Diócesis de Sonsón- Rionegro y que dependen de las ofrendas de los fieles para subsistir, sostenerse y ayudar a los más necesitados.

“La realidad es que las parroquias viven de las ofrendas del pueblo de Dios, ahora la iglesia necesita del apoyo de todos, desde lo más sencillo y humilde”, manifestó para Entrecejayceja el padre Jhon Fredy Córdoba, Delegado para las Comunicaciones de la Diócesis de Sonsón-Rionegro, quien adujo además que tras la pandemia, la iglesia también entra en una época de austeridad y debe seguir asumiendo los gastos de mantenimiento interno, pues las nóminas de las parroquias no esperan, hay secretarios de despachos parroquiales, sacristanes, ayudantes de cocina y obras de caridad que se asumen en cada uno de los templos.

Según narra el reconocido sacerdote cejeño, la constitución de las parroquias más antiguas de la Diócesis llevó a que algunas lograran generar una renta, por lo que estas le ayudan a otras que no tienen ese tipo de ingresos, sin embargo, muchas otras se quedaron sin absolutamente nada, “Sin la ofrenda es imposible subsistir”, dijo.

Por otra parte, la Iglesia Católica tampoco baja la guardia en la caridad y en pensar siempre en los pobres. En el Oriente Antioqueño hay más de 18 comedores comunitarios denominados “Casas Pan y Vida”, donde cerca de 3.500 personas se alimentan gratuitamente con raciones diarias de desayunos y almuerzos, además se brindan mercados y hospedaje a madres gestantes de escasos recursos, de los que en esta cuarentena ya han sido más de 900 ayudas humanitarias.

En Rionegro por ejemplo, la Iglesia también destina duchas comunitarias para que estos habitantes de calle se bañen y se aseen, “La obra social de la Iglesia Católica es muy grande y ha sido muy silenciosa, se hace con las ofrendas de diezmos y las ofendas dominicales, ahora con el cierre de los templos vamos a estar más apretados”, informó el padre Córdoba.

El padre Jhon Fredy invitó a los fieles católicos a no perder la fe en Dios, entregándole en oración constante la situación por la que atraviesa el mundo, e instó además a tener conciencia frente a la solidaridad y la caridad, pues según él “Con toda seguridad se le dará a la Iglesia la oportunidad de apoyar a quienes más lo necesitan pues quienes más conocen las comunidades son los sacerdotes”, puntualizó.

“Invitamos a los fieles a recordar que tienen una iglesia, que empieza a vivir de una manera más austera unida también a la austeridad de la gente, de las familias y de las empresas, mi deber como hijo de Dios es ofrendar a la iglesia para ayudar en su sostenimiento” concluyó el sacerdote.

Finalmente, la Diócesis de Sonsón- Rionegro informó que los actos litúrgicos de la Semana Santa se vivirán desde los templos parroquiales, sin presencia de los feligreses, pero que a través de los medios de comunicación se extenderá la vivencia de la evangelización en la fe.