Opinión: S.O.S a la movilidad de La Ceja

La mayoría sabemos que nuestro municipio es conocido a nivel departamental con el apelativo de Mejor Trazado, y esto es producto del planeamiento ejecutado por los lugareños de antaño para establecer un nuevo poblado en la apacible geografía del otrora valle de Santamaría, conocido hoy como valle de La Ceja del Tambo, pero esa es otra historia.

En la actualidad, dicha organización urbana mediante la intersección de calles y carreras en ángulo recto con origen desde y hacia el parque principal es objeto de una inaplazable atención e intervención: Todo creció en los indicadores de la dinámica social, los flujos vehiculares y peatonales ya no son los mismos de antes, las nuevas ofertas y demandas comerciales, la logística de abastecimientos, la visita de turistas, entre otro, encienden las alarmas de una urgente renovación en términos de movilidad y espacio público en lo que yo llamo las arterias que alimentan el centro.

Es posible que, si analizamos porcentualmente el modo de desplazamiento y uso de estas vías, me refiero a las calles 19, 20 y las carreras 20 y 21, con seguridad el automóvil lideraría las cifras en horas particulares y en ciertos días de la semana como el viernes y el sábado. Pero en línea con las políticas nacionales de movilidad y desarrollo sostenible, se hace necesario la desestimulación del vehículo, el privilegio y el cuidado del peatón en los centros consolidados. Todo un reto para nuestro PBOT y la concertación ciudadana.

Dos días cualquiera y en horarios alternos, tuve la experiencia de sacar a mi padre en silla de ruedas y a mi hija en coche de bebés, bajé por la calle 19 tres cuadras, hasta llegar al parque principal, le invito querido lector, funcionario, veedor a realizar dicha práctica de alto riesgo accidental, todo gracias al precario estado de los andenes disfuncionales y estrechos que te obligan a circular sobre el asfalto saturado de vehículos en movimiento. O mejor haga este ejercicio: mida la sección vial entre fachadas y determine qué distancia de la longitud esta destinada al peatón, al vehículo y a la bicicleta, (disculpen, ciclovía no tenemos en el centro del municipio bicicletero), estoy seguro que el favorecido es el carro.

¿Qué hacemos? Decidir que es posible, planear y actuar. Merecemos decir que La Ceja del Tambo no solo es el mejor trazado, sino que también es el más rico para caminar, que tenemos andenes amplios dotados con bancas sectorizadas para el encuentro ciudadano, adornadas con jardineras que contengan las flores locales y por qué no, paneles con poemas de Gregorio Gutiérrez Gonzales que invitan a detenerse, leer y culturizar. El vehículo puede transitar por supuesto, pero esta vez lo hará más lento y estrecho como lo hacía el peatón o el ciudadano en silla de ruedas.

Eso sería un municipio más saludable.

Columna de Opinión | Cristian Castro López | Arquitecto

6 Comentarios

  1. Me parece excelente el comentario, pero además se debe hacer referencia a lo triste que está pasando y es el cambio de la bicicleta por la moto totalmente contrarias ya que está última a diferencia de la primera es poco amigable con el medio ambiente y en lugar de ser saludable, ocasiona accidentes a peatones y conductores

  2. La razón se cae por su propio peso, es hora de unirnos con acción popular y exigir a la alcaldía lo que hace mucho estamos pidiendo a gritos en la ceja más espacio para el peatón y las bicicletas

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*