27 March, 2023
Oriente Antioqueño

Se celebra en Colombia el Día del Alcalde; hace 33 años se eligen con voto popular

Se celebra en Colombia el Día del Alcalde; hace 33 años se eligen con voto popular
¡Comparte!

La Nación declaró el 13 de marzo como Día Nacional del Alcalde, fecha en la que se exalta la memoria de quienes han muerto en ejercicio de sus funciones y la gestión de quienes están en ejercicio . En varios municipios del Oriente Antioqueño, esta celebración ha tomado fuerza los últimos años, máxime cuando los mandatarios del presente cuatrienio, afrontaron el reto mas grande en materia de salud pública del ultimo siglo, la pandemia ocasionada por el COVID-19.

Los alcaldes populares y su historia en la vida política

La reforma que le dio vida política e institucional a la elección popular de los alcaldes en Colombia, se gestó en buena medida como efecto reflejo, aunque tardío, del movimiento descentralista que se ha venido desarrollando desde hace varias décadas en la gran mayoría de países de Europa occidental y América Latina. Pero también se fijó, y esa es su peculiaridad, como una respuesta del régimen dirigida a adecuar las inmóviles instituciones frente a la nueva y conflictiva geografía económica y social que se ha venido conformando en el país en los últimos treinta años. Consideraciones de carácter fundamentalmente político, asociadas con la necesidad de preservar y ampliar la legitimidad del sistema, condujeron a que se impulsara la reforma municipal, cuyo inicio ocurrió en el año de 1988.

La irrupción de movimientos sociales, la expansión de la protesta urbana y los paros cívicos, cuyas formas de expresión han venido desbordando la capacidad de manejo y control del Estado, motivaron el reajuste de las instituciones del poder local. Por ello la reforma municipal merece analizarse bajo una doble perspectiva. Por un lado, ampliar los espacios institucionales para la participación ciudadana implica una transacción con ese país periférico que a diario amenaza con subvertir el “ orden” , de otra parte la reforma entraña mecanismos capaces de tutelar esa participación ampliada. Allí justamente, en el origen y la naturaleza de la reforma, radica uno de los grandes desafíos de la institución del alcalde popular: la apropiación efectiva por parte de las comunidades locales de un instrumento que, a pesar de encerrar un gran potencial democrático, puede convertirse en un mecanismo descentralizador de conflictos y en un canal de expresión susceptible de ser utilizado para cooptar o desarticular los movimientos sociales y políticos de las municipalidades.