1 February, 2023
Marinilla

Este 25 de marzo abrirá sus puertas, el museo en honor a la gloria del ciclismo Ramón Hoyos.

Este 25 de marzo abrirá sus puertas, el museo en honor a la gloria del ciclismo Ramón Hoyos.

El primer escarabajo colombiano nació en Marinilla y se convirtió en un hito en la historia del ciclismo en el país. Se trata de Ramón Hoyos Vallejo, la principal figura del ciclismo entre los años 1950 y 1960 y su legado quedará inmortalizado a través de un museo que abrirá sus puertas al público desde el 25 de marzo.

El nuevo museo contiene elementos deportivos que le pertenecían a Hoyos, entre ellos bicicletas, trofeos, uniformes, regalos, recortes de periódico y textos narrativos que hizo Gabriel García Márquez en su época, “él era muy cuidadoso con sus cosas y las mantenía muy bien cuidadas, por ejemplo los artículos de prensa que le publicaban cuando salía del país, los recortaba, plastificaba y guardaba”, explicó Erasmo Muñoz, director del Instituto de Deportes de Marinilla.

Don Ramón como era conocido cariñosamente en su pueblo, murió en el 2014 a la edad de 82 años. Su memoria sigue plasmada en sus triunfos, que por siempre harán hinchar de orgullo los corazones de los marinillos y colombianos.

“Marcó un hito en la historia de esa época y Marinilla no había podido tener ese privilegio de poseer el museo con su nombre, ahora gracias su familia, podemos inaugurarlo este 25 de marzo”, añadió el director del Inderma.

En el museo también se exhibirán obras literarias como “El triple campeón revela sus secretos” de Gabriel García Márquez, quien escribió sobre Ramón Hoyos cuando era tricampeón de la Vuelta a Colombia. Esta fue publicada en el diario El Espectador en catorce entregas, en 1955.

Ramón Hoyos posee el récord de más etapas ganadas en una sola edición de la Vuelta a Colombia, con 12. Además, fue quinto en la prueba de ruta de los Juegos Olímpicos de 1956. Fue bautizado por la prensa como «El escarabajo de la montaña», por esta razón, en adelante los ciclistas colombianos fueron conocidos e identificados en el exterior como «los escarabajos».

Hoyos conservaba en su estantería los cinco trofeos de la Vuelta a Colombia, correspondientes a los años 1953, 1954, 1955, 1956 y 1958, así como la medalla de oro de los Juegos Panamericanos de 1955, celebrados en Mar de Plata, Argentina.