28 May, 2024
La Ceja

Ocho paticos nacieron en la Ptar de La Ceja

Ocho paticos nacieron en la Ptar de La Ceja
¡Comparte!

La Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar) de La Ceja se ha convertido en un refugio para la biodiversidad gracias a los esfuerzos de descontaminación y modernización llevados a cabo en los últimos años. Recientemente, una pareja de patos pisingos ha anidado en la planta, dando lugar al nacimiento de ocho adorables polluelos que ya disfrutan chapoteando en la laguna facultativa.*

Las especies de aves que visitan la Ptar han aumentado a impresionantes 38 durante el año. Entre ellas, algunas son migratorias, otras llegan para anidar y algunas ya han establecido su residencia permanente en el lugar. El sitio, que antes estaba asociado con la presencia de gallinazos, ha demostrado ser un hábitat acogedor y vital para diversas especies de avifauna.

Desde la implementación de la tercera fase de optimización el año pasado, la planta ha adoptado equipos electromecánicos de última generación, importados desde Alemania, con el objetivo de evitar que materiales orgánicos contaminen las lagunas del sistema. Gracias a esta innovación, las aguas tratadas pueden ser devueltas más limpias a la quebrada La Pereira, contribuyendo así a la preservación del ecosistema local.

El compromiso con la protección del medio ambiente ha ido más allá de la descontaminación. La empresa responsable ha llevado a cabo un programa de reforestación en los alrededores de la planta, plantando más de 1.000 árboles para fomentar un ambiente propicio para la fauna y la flora nativa.

La directora de Laboratorio y Plantas de Empresas Públicas de La Ceja, Luisa Torres, expresó su entusiasmo por el resurgimiento de la biodiversidad en el lugar. «Con los equipos electromecánicos y la modernización de la planta, estamos cuidando este espacio como un santuario de vida y protección ambiental. La presencia de los patos pisingos y las demás especies de aves es un indicador del éxito de nuestras iniciativas», afirmó Torres.