1 February, 2023
San Luis

Bus en el que murieron 7 personas permanece en el lugar, alegan falta de celeridad en la investigación.

Bus en el que murieron 7 personas permanece en el lugar, alegan falta de celeridad en la investigación.

Hoy 27 de enero, se cumple un mes exacto de la tragedia ocurrida en el municipio de San Luis, Antioquia, en la que murieron 7 personas y otras 30 más resultaron heridas, tras el accidente en que un bus de servicios especiales y que cubría la ruta Bogotá – Moñitos, se fuera por un abismo, luego de chocar contra un separador vial en un puente de la autopista Medellín – Bogotá a su paso por la vereda La Josefina.

Hasta el lugar del accidente, se dirigió nuestro equipo de periodistas, quienes lograron evidenciar que, en el lugar, aún permanece el bus que al parecer por fallas mecánicas terminó estrellándose contra un puente.

De manera insólita, el bus esta sobrepuesto o apoyado contra el barranco que, de llegar a precipitarse pudiera causar daños estructurales al puente por donde a diario se movilizan cerca de 200 mil vehículos.

El lugar

El hecho ocurrió exactamente en el kilómetro 73+500, vereda la Josefina de San Luis, donde las condiciones de la carretera son buenas, pero su topografía y falta de señalización como, placas o luminarias reflectivas en el asfalto, la convierten en todo un reto para los conductores que viajan  de noche. Entrar en la curva donde se fue el bus, es pasar, casi que a centimeros el chasis de un vehículo (liviano) con el metal del puente, sobre el cual solo puede transitar un vehículo pesado a la vez, de hecho mientras nuestro equipo realizaba la investigación, dos tractocamiones tuvieron que parar antes del ingreso al puente en ambos sentidos, para pasar uno a la vez, pues sobre el puente, no caben mas de dos vehículos pesados.

Metros antes de entrar en la curva en sentido Bogotá – Medellín, la vía se inclina levemente hacía la izquierda, algo que podría bien ser un error de diseño, pues no tiene un «peralte» que, podría representarle mayor maniobrabilidad al  vehículo que ingresa en la curva.

En el sitio, permanecen los vestigios de aquella noche de terror que, relatada por la primera persona que escuchó el llamado de auxilio de los 45 pasajeros, fue toda una pesadilla, según su relato y versión, se pudo haber hecho mucho más si, la zona contara con más y mejores equipos de rescate.

 

A un costado hay varias  carpetas plásticas de color naranja que, limitan la escena del accidente con el paso de los vehículos, de hecho las barandas metálicas del  puente, ni si quiera ha sido reparadas, algo que podría representar la diferencia entre la vida y la muerte si, se llegase a presentar otro accidente similar.

¿Por qué  el bus permanece en el sitio?

Llama la atención de los viajeros que pasan por el lugar y de las familias de las víctimas, el por qué, el automotor aún esta en el lugar del accidente, dos días después del siniestro,el mayor Jaime Ramírez, jefe encargado de la Seccional de Tránsito y Transporte de la Policía, señaló que las condiciones del terreno, eran bastantes lisas y empinadas,  y que por el peso del bus, no era posible realizar el operativo para extraerlo del barranco, aun así, al lugar llegaron dos grúas, las cuales solo lograron mover unos metros el automotor.

En entrevista con quien fue la primera persona que atendió la emergencia y que alertó a los organismos de socorro, dijo que a su manera de ver, las grúas pudieron haber sacado con facilidad el automotor del lugar  y que no se explica como, luego de estar sotendido por las grúas en el aire, fue puesto de nuevo en el sitio, solo que unos metros mas arriba y en una posición mucho mas peligrosa.

Algo que es contradictorio a la versión  entregada por el Comandante de Policía de Antioquia, Coronel Daniel Mazo, el cual en su momento manifestó que «Es necesario extraer el vehículo para hacer la revisión técnica, y así dar un dictamen final sobre la investigación”, razón que no tendría lógica con otras versiones entregadas por el general Juan Libreros, director de la Policía de Tránsito, que manifestó que  las principales hipótesis eran falla mecánica o problemas de iluminación, algo que solo podría corroborarse una vez el bus este afuera.

Pese a las múltiples versiones entregadas por las autoridades, el Director de Gestión del Riesgo del municipio de San Luis, dijo que ya todas las pesquisas están hechas, que solo falta retirar el bus y que la maniobra correspondería a la aseguradora del vehículo » Avanzamos en la recuperación del bus, dadas las condiciones topografías y climáticas el terreno es muy inestable, se estará coordinando una nueva fecha». 

Empresa en que estaba afiliada el bus, no contaba con licencia de operación

El bus siniestrado pertenece a la empresa Orígenes Travel Group y al parecer tenía sus documentos en orden, en una investigación realizada por el periódico El Colombiano, dijo que, la Dirección de Investigaciones de Tránsito y Transporte habría iniciado con las respectivas averiguaciones preliminares y revisión de antecedentes, encontrando que el vehículo no tenía tarjeta de operación vigente. De acuerdo con la información reportada en el Runt en cuanto a la documentación que deben tener las empresas habilitadas para prestar el servicio de transporte especial, se encontró que al vehículo de placa USA250, se le otorgó la tarjeta de operación No. 162384, la cual fue expedida el 12 de agosto de 2019, teniendo como vencimiento el 12 de agosto de 2021. Lo que implica que la empresa presuntamente a la fecha del accidente prestaba el servicio de transporte sin contar con la tarjeta de operación vigente.

También se encontró que la empresa tenía 34 infracciones de tránsito sin reportar a la Superintendencia de Transporte a través del programa de control y seguimiento de las infracciones en el Sistema Vigía.

La Supertransporte conoció que el vehículo había prestado anteriormente servicio no autorizado (colectivo) en la vía Lizama – San Alberto en el KM 34+300. Y, de paso, la empresa se encontraría prestando sus servicios de transporte terrestre automotor especial sin portar el Formato Único de Extracto del Contrato (FUEC).

Para el Superintendente de Transporte, Wilmer Arley Salazar Arias, “este tipo de situaciones son verdaderamente lamentables pues se trata de hechos que en la mayoría de los casos pueden prevenirse, más todavía, cuando se cumplen las normas del sector a cabalidad, siempre en función de la legalidad. Por lo anterior, se reitera la importancia de respetar la normatividad del transporte, con la cual se busca garantizar la correcta prestación del servicio con el fin de generar garantías de seguridad a los usuarios del servicio, entre otras cosas, pues de acuerdo con el artículo 2 de la Ley 336 de 1996, es prioridad esencial en la actividad del sector y del sistema de transporte”.

En caso de ser encontrada responsable frente a los cargos atribuidos, la empresa podría ser sancionada con multa de hasta 700 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Además, por el no reporte de las infracciones al tránsito a través del sistema Vigía, la multa podría llegar hasta 100 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Por ahora familiares de las víctimas fallecidas y de quienes sobrevivieron, alegan falta de celeridad en la investigación, pues esta es la hora en que el bus permanece en el sitio, lo que ha impedido un peritaje más exhaustivo, para determinar con exactitud las causas del accidente, a las familias de los muertos nadie les ha informado sobre el proceso y si, la empresa se hará responsable o no del accidente.