Opinión: Un Triunfo nacional

La opinión de nuestros columnistas no compromete a nuestro medio de comunicación, ni refleja el pensamiento de nuestros editores.

Estuve viendo junto a varios amigos en La Ceja, la final del fútbol colombiano, donde Atlético Nacional salió campeón de la Liga. Me sorprendió enormemente que algunos de los presentes, aunque no eran hinchas de Nacional, vivieron el partido como si fueran sus más fervientes seguidores.

Al final, juntos celebramos el triunfo con un fuerte grito y un sincero abrazo, algo que me llenó de emoción. Especialmente, después de haber vivido como país una de las campañas presidenciales más polarizadas de la historia.

Después de tanta confrontación, este triunfo deportivo nos debe llevar a reflexionar, que como pueblo somos un mismo equipo, atrás debemos dejar los señalamientos y la intolerancia, para aceptar en el otro su forma de pensar y ver la vida.

Hoy, escribo estas letras con la enorme convicción que en la diferencia podemos crecer juntos como sociedad, dejando de lado el ego que nubla la razón y le hace el quite a la humildad. Cada uno de nosotros debe ver en el otro una oportunidad para tener una visión distinta de la vida.

Es cierto que tenemos grandes retos, que un partido de fútbol no cambia toda nuestra realidad de la noche a la mañana. Sin embargo, quiero ser optimista, y por eso desde mis pequeños actos, le seguiré aportando al bienestar de mi familia, mis amigos y mi pueblo que tanto amo. Porque si no empezamos desde lo micro, nunca llegaremos a lo macro.

Me emociona el triunfo de Nacional, me alegra la integración como amigos y me conforta el alma pensar que, como una sola comunidad, podemos crecer.

Por: Jaison Gaviria Osuna.