Un año de la primera vacuna: en el Oriente ya se han aplicado más de un millón de dosis.

El 18 de febrero del 2021, arrancó uno de los procesos más complejos de los últimos tiempos en el Oriente, la vacunación contra el COVID-19, la enfermedad que cambió la cotidianidad del mundo.

Aquel día, en un ambiente de gran expectativa, en los municipios de La Ceja y Rionegro, se aplicaron las primeras vacunas. Jimena Ossa, de 27 años, enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Somer y Irma López Ramírez, terapeuta respiratoria de la Clínica San Juan de Dios de La Ceja, fueron las primeras en recibir las dosis.

“Para mí es gratificante representar al personal de la Clínica, luego de un año bastante duro para todos. Hemos sido testigos de la batalla contra el virus, y que hoy lleguen las vacunas es un paso importante para volver a la vida que teníamos antes”. Dijo en su momento la enfermera Jimena Ossa, después de recibir la vacuna de Pfizer.

Desde esa fecha comenzó el proceso de inmunización contra el Coronavirus en el Oriente, una etapa que aún no termina pero que según las autoridades médicas ha logrado cubrir una gran parte de la población.

Según los datos entregados por la Secretaría de Salud de la Gobernación de Antioquia, que durante el último año se ha encargado de llevar un conteo minucioso de cada dosis inyectada, en el Oriente Antioqueño ya son 1.073.047 vacunas aplicadas entre primeras, segundas y terceras dosis.

Un año después, la vacunación es algo que se ha vuelto parte de la cotidianidad, actualmente las autoridades de salud insisten en la importancia de recibir los biológicos en un momento donde las dosis de refuerzo se están inyectando en casi toda la población.