Secta religiosa habría deteriorado la salud mental de una joven desaparecida en Marinilla.

En la noche del pasado 2 de enero, fue vista por última vez y con vida, la joven Julieth Dayana Román, oriunda de Medellín pero que se encontraba donde unos familiares en la vereda La Esperanza de Marinilla.

La historia de Julieth, se remonta a junio del 2020, cuando comenzó a asistir a una comunidad religiosa ubicada en la vía Marinilla – El Peñol, desde ese momento la joven que tenía 23 años, no volvió a ser la misma, pues tuvo cambios drásticos en su personalidad, aspecto físico  y emocional  “Ella era una mujer muy trabajadora y juiciosa, trabajaba como cajera, hasta que fue a una comunidad  y llegó con depresión, actuando como una niña, todo lo que hacía era como si fuera una niña pequeña, incluso compraba juguetes para niñas, mentalmente si usted la trata, ahí mismo se da cuenta de que no está bien, ella hablaba que de los seres de energía, que el dinero era solo una fantasía y que debíamos desprendernos de todo». Relata la madre.

Tras ir varias veces a la comunidad y frecuentar este lugar, su hija empezó a tener comportamientos extraños, se volvió agresiva e impulsiva, luego que regresó de este sitio a su casa en Medellín, en la madrugada del primero de enero, destruyó su casa, diciéndole a su madre que debía quemar y cambiar todos los objetos de su hogar y sacar las malas energías, por lo que la familia al ver su deterioro mental, la enviaron donde una tía al municipio de Marinilla, donde estuvo dos días y desapareció.

Ella salió de la finca y se dirigió hacia la salida de la vereda, ahí pasó un carro que la llevó hacía la autopista, el señor me cuenta que el iba a comer en un restaurante del sector El Cordobés, e invitó a mi hija a la mesa, y ella lo único que hizo fue recibirles una botella de agua y comenzó a hablarle de los astros y las energías. Dice el señor que le dijo que iba a San Antonio de Prado en Medellín a encontrarse con un amigo que había llegado de Bogotá, luego la dejaron en el semáforo de la autopista y se fueron». Relató la madre de la joven.

Frente a este caso, las autoridades municipales a través de la Secretaría de Gobierno del municipio, comenzaron desde el mismo instante en que se conoció el caso, con la búsqueda de la joven que acumula mas de 12 días desaparecida, brindándole acompañamiento continuo a la madre y a la familia quien también la busca en la ciudad de Medellín.

El Subsecretario de Seguridad, Orden y Justicia de Marinilla, Daniel Castrillon, manifestó que «Esta chica lleva desaparecida más de 10 días, su madre nos ha manifestado que ella estaba en un lugar que contribuyó al deterioro de la salud mental de la joven, al que nosotros mismos fuimos a hacer la investigación junto con la Policía, un lugar ubicado en la vía hacía El Peñol, allí efectivamente nos manifestaron que Julieth vivió en este lugar aproximadamente un año y medio, pero que ya no se encontraba en el lugar».

Este es el antes y el después de la joven, en la foto de la derecha se aprecia como era antes de haber ingresado a dicha secta, un año y medio después,su deterioro físico fue evidente.

Intentamos acceder a esta «comunidad religiosa» para indagar sobre las actividades realizadas allí, pero no encontramos respuesta por parte de los administradores del sitio, quienes utilizan una fachada en bambú en la cual comercializan diferentes productos y artículos en madera, los cuales son canjeados, pues utilizan este método de transacción, pues dicen que el dinero es una maldición, pese a que la madre de la menor en entrevista otorgada a nuestro medio, hubiera manifestado que la joven llegó al lugar con una herencia de más de 12 millones de pesos, de los cuales en un lapso de 4 meses ya no tenia ni un peso, al parecer fue utilizada por dichas personas. 

“Les sugerimos a todos los ciudadanos que se fijen si tienen familiares allá y le hagan seguimiento a esta comunidad, ya que después del año y medio en el que Dayana estuvo, sus habilidades cognitivas y físicas se redujeron según ha relatado su madre, algo que habría incidido con su desaparición”. Dijo el Subsecretario de Seguridad.

El día de su desaparición, Julieth vestía un buso gris claro, leggins negros, botas pantaneras de colores y llevaba un bolso color negro con gris. Si alguien tiene noticias de su paradero, se puede comunicar al 304 377 14 52 o al 310 380 86 94.