Pruebas para detectar el COVID-19 ya no se le realizan a todas las personas.

Avanza el cuarto pico de la pandemia en todo el país provocado por la variante Ómicron que ya es dominante en todo el territorio nacional.

En medio de esta nueva ola de la pandemia, el Ministerio de Salud dictó nuevas disposiciones a la hora de tomar las famosas pruebas para detectar el COVID-19.

El jefe de la cartera de Salud, Fernando Ruiz, reveló que en personas entre 3 y 59 años, no es necesario que se realicen una prueba, dado que la sintomatología ya es una evidencia concluyente de la posibilidad de presencia de una infección por la variante ómicron, y que por ende podrá realizarse el diagnóstico con criterios clínicos con nexo epidemiológica.

Por otra parte, el ministro afirmó que todas las personas que presenten síntomas y sean mayores de 60 años, menores de tres años o que tengan comorbilidades, tendrán que llamar a su IPS o EPS para que se realice el respectivo control y seguimiento médico, en caso de complicaciones.

En cuanto a las personas jóvenes, sin comorbilidades, de la población general solo deben asistir a los servicios de salud en el caso de que presenten signos de alarma, que son fundamentalmente pérdida en el estado de conciencia, dificultad respiratoria o dolor en el pecho.

“Esas tres condiciones pueden implicar que estas personas asistan a los servicios de salud. En el caso de los demás deben mantener su aislamiento de siete días y permanecer en casa sin que sea necesario que se realicen la prueba ni vayan a los servicios de salud, a menos que por su evolución clínica o criterio médico se considere que sea necesario”. Explicó el funcionario.

Estas nuevas disposiciones para la realización de pruebas, llega en un momento en el que en municipios como Rionegro y otras localidades, se han presentado largas filas para realizarse el examen y los laboratorios presentan una saturación, para procesar las muestras.