Hablan testigos del feminicidio: «Joven asesinada convivía desde los 13 años con su victimario»

Con el paso de las horas se van conociendo nuevos detalles sobre el espeluznante caso que conmocionó al municipio de Marinilla en la mañana del martes 21 de septiembre.

Nuestro medio de comunicación logró establecer que, Oscar Darío Gallo, de 55 años permanece internado en un hospital de la región, donde su parte medico hasta ahora es reservado, pues el hombre habría ingerido veneno luego de haber atentado contra su pareja en la mañana del martes.

Este crimen causó conmoción en el municipio de Marinilla, pues hace dos años en condiciones similares  se presentó otro feminicidio en esta localidad del Oriente Antioqueño.

Entre Ceja y Ceja conoció detalles de quién era esta mujer, según  testigos, Luisa María era una joven solitaria sin familia cercana, que se volvió pareja del presunto agresor cuando tenía apenas 13 años de edad; llevaban aproximadamente 10 meses de casados.

Él la cogió cuando la <peladita> tenía como 13 años, de ese momento aquí, pasó 9 o 10 años viviendo con él. Ellos hacía 10 meses se habían casado”. Señaló uno de los testigos quien conocía bien a la pareja y que por motivos de seguridad no revelaremos su identidad.

Con el paso del tiempo, la relación comenzó a decaer hasta el punto que ella decidió separarse de él hace un mes, y desde hacia 15 días no se hablaban: “Se dejaron hace un mes, pero separados oficialmente, llevaban 15 días”.

Una vez se separó, Luisa María quedó sola, sin familia, y sin empleo. Es ahí donde esta familia decidió ayudarle, acogiéndola en su casa hasta que ocurrieron lo hechos.

“Cuando ella tomó la decisión de dejarlo a él, nosotros le dijimos que si quería se podía quedar en la casa de nosotros, mientras se organizaba, conseguía trabajo, pero ahí ocurrieron los hechos”.

Esta familia le dio la mano a Luisa María durante los días previos a su muerte. La describen como una mujer trabajadora, que les ayudó con el mercado mientras estuvo de inquilina en su casa.

“Nosotros la recibimos para darle la mano a ella, porque ella no tenía familia, ni hijos ni nada. Ella vivía con el señor pero como él la echó, nosotros le dimos la mano”.

Y es que el agresor no solo asesinó a su ex pareja, también pretendía atacar a quienes fueron testigos, pues con el mismo cuchillo que le quitó la vida a Luisa, persiguió a una familia que entre sus brazos tenían a una pequeña niña de 3 años de edad.

Por ahora solo se ha adelantado una de las audiencias previas, el las próximas semanas y dependiendo de la evolución medica de esta persona, Oscar Darío Gallo, pudiera ser presentado ante un juez.

Según testigos y allegados a Luisa, la joven ya había sido víctima de agresiones y estaría ad portas de denunciar a su pareja, algo que nunca ocurrió, pues ese mismo día su ex esposo le quitó la vida.