A punta de bonos, viajó Emmanuel Otálvaro a Eslovenia para ganar el circuito mundial.

El tenimesista de 11 años ganó el circuito mundial de Tenis de Mesa. Este pequeño ha logrado la hazaña mundial y volverá a Colombia para montarse nuevamente en un avión rumbo al Panamericano de República Dominicana.

La hazaña deportiva, también fue una gran gesta de su familia, quien debió vender bonos para conseguir los recursos económicos y lograr viajar a Eslovenia. Más allá del dinero, está el talento innato de Enmanuel Otálvaro, quien con creces ganó su primer circuito mundial.

«Esta experiencia y este orgullo y este triunfo fue muy sufrido y con muchas dudas. Si nosotros inscribíamos el niño y no hacíamos que fuera, lo vetaban, entonces la verdad se tocaron muchas puertas y nos dijeron que no había plata, entonces hicimos lo de la rifa y ponernos a pedir apoyo a todos los deportistas y papás de muchos departamentos pero ahí está; la felicidad y el triunfo es para todos, para todos los que pudieron apoyar y los que no también, yo sé que algún día lo podrán hacer», expresó Yolanda García, madre de Emanuel Otálvaro.

Aún hay personas que deben el bono y su familia espera que puedan cancelarlo para suplir la inversión económica realizada en «el pequeño gigante» del tenis de mesa. Pero aún las competencias no terminan, Emmanuel seguirá participando de otros eventos internacionales con miras a mantenerse como el mejor colombiano de su categoría.

«El 11 estará en República Dominicana jugando el Panamericano Sub-15, luego tendrá un campeonato nacional en Pereira y posterior a eso estaremos en un panamericano en Cuenca, Ecuador, enfrentando la clasificación al Mundial en China. Estamos muy orgullosos porque tiene muchas capacidades para hacer grandes cosas y dejar en alto el nombre del municipio de Rionegro.» Dijo León Martínez, entrenador de Tenis de Mesa.

Tanto la familia, como su entrenador, están agradecidos con las personas que ayudaron para este viaje. Más allá del dinero, el orgullo que representa este deportista trasciende todos los límites, pues a su corta edad, ha logrado conquistar los escenarios del Tenis de Mesa más exigentes del país y ahora, del mundo.