Indignación en La Unión: Un hombre intentó secuestrar a un sacerdote de 82 años.

Los hechos ocurrieron en la tarde de ayer en pleno parque principal del municipio de La Unión, donde un joven de 22 años ingresó a la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, al parecer con la intención de confesarse. Al ingresar al templo entró buscando al sacerdote Tulio Ruíz, quien se encontraba con otro creyente al momento, según testigos el hombre se exalto y con un cuchillo arremetió contra el padre, quien estaba sentado en el confesionario, de allí lo sacó y lo llevo hasta la mitad del templo.

En el sitio se encontraba la inspectora de Policía del municipio, quien solícito la ayuda del cuadrante y de una trabajadora social del municipio, quienes llegaron a la iglesia donde el hombre tenía como rehén al sacerdote, amenazándolo con un cuchillo puesto es su nuca; en medio de la tensión y mientras intentaban persuadirlo  para que soltara al religioso, otro sacerdote se ofreció para ser  intercambiado  por el padre Tulio, pues el sujeto pedía que se retirara la Policía  del lugar para poder huir con su rehén, acto a lo que accedió llevándolo hasta el atrio, allí en una acción oportuna de la comunidad y de la fuerza pública, logró ser reducido, en este hecho dos Policías y el sacerdote resultaron con heridas leves en sus manos, sin requerir atención medica.

«La situación de ayer fue algo atípico, dónde un joven de 22 años ingresa a la iglesia solicitándole al sacerdote Tulio que lo confesara, el sacerdote se encontraba ocupado y le dijo que esperara, situación que no le gusto y se alteró, la policía llegó a la iglesia en compañía de inspección y personal profesional de la salud, con el fin de convencer que saliera, el sacerdote se encontraba sentado en una silla de la iglesia y el joven manifestaba agredirlo si la policía no salía de la iglesia, se logró convencerlo para  salir de la iglesia, donde fue reducido por los patrulleros y la comunidad«. manifestó el Sargento Pérez, comandante de Policía de La Unión

Según el comandante, el sujeto no pudo ser capturado por los Policías pues dicha conducta no representaba una flagrancia y debe oficiarse según el suboficial a través de una querella (denuncio) por lo que el hombre de 22 años quedó en libertad, a la merced de que pueda volver a ocurrir un hecho similar.

Se presume que el joven estaba bajo los efectos de algún alucinógeno, según testigos y personas que presenciaron los hechos.