16 de julio, el día de la Virgen del Carmen, patrona de los conductores.

Hoy el mundo católico celebra a la Virgen María, patrona de los conductores. Una de los festejos tradicionales y con mayor fervor en el país. 

Hasta Diomedes Díaz inmortalizó el recuerdo de una fecha como hoy: “El 16 de julio es la fiesta, de la Virgen del Carmen”.

Seguro en cualquier vehículo de transporte público o particular, usted haya visto una imagen de nuestra Señora del Carmen, que cobra un amplio significado en aquellos que están frente al volante.

¿Porqué es la Patrona de los conductores?

Los marineros, antes de la época donde abundan las herramientas  electrónicas, dependían de las estrellas para marcar su rumbo en el inmenso océano. De aquí la analogía con la Virgen María quién como, estrella del mar, nos guía por las aguas difíciles de la vida hacia el puerto seguro que es Cristo.

Por la invasión de los sarracenos, los Carmelitas se vieron obligados a abandonar el Monte Carmelo. Una antigua tradición nos dice que antes de partir se les apareció la Virgen mientras cantaban el Salve Regina y ella prometió ser para ellos su Estrella del Mar. Por ese bello nombre conocían también a la Virgen porque el Monte Carmelo se alza como una estrella junto al mar.

Por consiguiente, los navegantes la adoptaron como su patrona y con el paso del tiempo los demás transportadores.

Una fecha como la de hoy, hace volcar a las calles a cientos de personas que con sus vehículos adornados como altares de gran envergadura, hacen un homenaje a su patrona, a la que los guía cada día y a quien ponen en una pequeña cultura o estampa en su vehículo, buscando la protección que llegue del cielo cada vez que toman el volante.

Esta Virgen, tiene al Niño Jesús en sus brazos y muestra a todos el escapulario. La Virgen del Carmen es Patrona de todos los que se dedican a los trabajos del mar: pescadores, marineros y marinos, gentes de los puertos y familias que viven del mar. A todos ellos alcanza su protección; también a todos los que invocan su protección sea en un vehículo de carga, particular, motocicleta o de servicio público. Esto  viene de que, desde tiempos de San Bernardo (20 de agosto), se le invoca a María como “estrella del mar”, luz que guía a los navegantes, faro para asegurar el camino del bien.

 

Los papas han hablado de la dignidad de esta devoción dedicada a la Virgen y la han propuesto como signo de bondad y amor hacia María. El Papa Benedicto XIII (13) en 1725, extendió a toda la Iglesia la celebración de Nuestra Señora la Virgen del Carmen.

¡Feliz día de los conductores, feliz día de la Virgen del Carmen!