A venezolano le dieron trabajo y terminó empeñando el carro del patrón.

Luego que un ciudadano diera a conocer un presunto caso de abuso de confianza, perpetrado por un hombre de nacionalidad venezolana de aproximadamente 36 años quien estaría radicado en Rionegro, y que de manera descarada se llevo un carro para ser «empeñado» en el municipio de Marinilla. Entre Ceja y Ceja conoció detalles sobre la manera cómo este hombre estaría delinquiendo, sobre el cual, hay denuncias por hurto vehicular, y otras que al parecer no se han efectuado por miedo de las presuntas víctimas.

El señalado de estos delitos fue identificado como J. Arguelles, radicado en el Oriente Antioqueño desde hace aproximadamente 4 años y quien se dedica según sus victimas, a conducir vehículos para el transporte particular, comúnmente utilizados en servicios express o de plataformas electrónicas tipo UBER.

A comienzos de Mayo, «Henry» una de las víctimas  de este hombre, en un acto de confianza, le entregó su vehículo particular de la marca Chevrolet Sail, para que este lo colocara al servicio de las personas que usan estos aplicativos y sistema de transporte no regulado.

» Yo le entregue mi vehículo para que lo trabajara el primero de mayo, los primeros días me respondía de manera puntual por el vehículo, pero siempre me mandaba el dinero del producido con un tercero, por lo que empece a sospechar, fue así como el hombre me saco evasivas y dejo de contestarme el celular, por eso lo denuncie.» manifiesta una de las víctimas

Si bien este acuerdo se pactó de manera verbal, la victima lo denunció por el delito de abuso de confianza;  al llegar a las instalaciones de la SIJIN en el municipio de Rionegro, se encontró con que, la misma persona a la cual estaba denunciando estaría involucrada en el delito de hurto vehicular, cometido al parecer bajo la misma modalidad.

Este modus operandi  ya es conocido en otras partes del país, bandas organizadas buscan este tipo de gremios, los cuales son mas flexibles  al momento  de pactar acuerdos para el manejo de los vehículos y su administración, pues de por medio, no existe alguna prenda o contrato entre el propietario del vehículo y el conductor, solo un contrato verbal que, consiste según los estafados  en «yo le entrego el carro y usted me responde por él».

Horas después de instaurar el denuncio, «Henry» contactó un medio de comunicación de la región, a través del cual varias personas lo buscaron, entre ellos otros dos ciudadanos que fueron timados por esta persona de la misma manera.

Según las víctimas  de este sujeto, el hombre «empeña» los vehículos en el municipio de Marinilla, lugar donde estarían establecidos un grupo de personas dedicadas a este comercio, quienes prestan dinero sobre los vehículos, sin ninguna exigencia legal mas allá de la retención del mismo, pues el propietario real de uno de estos carros, ni si quiera sabia el proceso de retención al cual estaba siendo sometido el vehículo bajo la figura de «Contrato de Prenda», documento que nunca apareció en el caso de «Henry» y que se efectúa al parecer, entre un tercero en este caso el ciudadano extranjero y los supuestos negociadores de vehículos, quienes se establecen en varios parqueaderos del municipio.

Finalmente y tras un operativo realizado por miembros de la SIJIN bajo coordinación de la Fiscalia General de la Nación, se logró dar con el paradero del vehículo que había sido reportado por «Henry» el cual fue recuperado junto con otros dos automotores el pasado lunes 31 de mayo, los vehículos estaban al interior de un parqueadero del municipio de Marinilla, ubicación que fue suministrada por las mismas victimas entre ellas «Henry» pues el sujeto que lo estafó, un día antes le proporciono la ubicación del vehículo, manifestando además que «lo tuve que empeñar por un problema, para recuperarlo toca dar 4 millones».

Entre Ceja y Ceja pudo determinar que, el hombre relacionado con estos delitos, habría intentando huir hacia Venezuela, no obstante las autoridades ya estarían tras la pista del hombre, contra el cual se presume existen al menos 10 casos similares, los cuales no fueron denunciados por miedo de sus víctimas y en el que los presuntos negociadores de vehículos también estarían involucrados.    

El nombre de la víctima mencionada en esta investigación, fue cambiado por seguridad.