¿Asesino en serie? Homicida de estudiante de la UCO confesó otro asesinato.

Estos dos homicidios pudieran no ser los únicos cometidos por este sujeto.

En la tarde del lunes 10 de mayo, se adelantó una nueva audiencia en contra del hombre de 25 años, señalado de cometer el homicidio del estudiante de contaduría pública de la Universidad Católica de Oriente, Franklin Guzmán.

Franklin Guzmán, 19 años oriundo de Marinilla.

Dicho trámite penal, surgió luego que, la Fiscalía General de la Nación a través del Cuerpo Técnico de Investigación CTI, lograran determinar la presunta comisión de otro homicidio, cometido el pasado 15 de enero en inmediaciones a la represa la García de la vereda Charco Verde, en San Félix, donde según las autoridades judiciales, fue asesinado Yeisón García de 31 años, oriundo del municipio de El Bagre y que fue avistado sin vida por un pescador que se encontraba en la represa; su cuerpo fue hallado en estado de descomposición y con signos de tortura y sevicia, pues en todo su cuerpo tenía más de 100 puñaladas.

Momento del hallazgo del cuerpo – Foto: Q´hubo
Rescate del cuerpo hallado en una represa de San Félix. Fotos: Minuto 30

Cuando los agentes de la SIJIN hicieron la inspección del cuerpo, se encontraron con que presentaba 108 heridas de arma blanca, las cuales, 46 fueron propinadas en el costado derecho y 19 en el lado izquierdo. Las restantes en la cabeza, cuello y pecho.El hallazgo de este hombre se registró a las 11:26 de la mañana del 15 de Enero.

Yeisón García de 31 años, oriundo del municipio de El Bagre

La relación del homicida de Guzmán, con esta nueva víctima, surgió a raíz de indicios que mostraban similitudes en los móviles y en la manera como se perpetró el homicidio de Rionegro, pues este también mostraba vestigios de tortura, sus manos estaban amarradas con los cordones de los zapatos, y sus pantalones caídos a la altura de la rodilla igual que como se encontró el cuerpo de Franklin Guzmán.

Lugar donde fue hallado el cuerpo sin vida de Franklin Guzmán.


Tras la sospecha del ente investigador, de inmediato se abrió una investigación relámpago, la cual es adelantada por el CTI, quienes a través de interrogatorios lograron determinar la presunta autoría de este hombre, en el homicidio de San Félix.

Tras casi 15 días de diligencias, se logró que en la tarde del pasado 10 de mayo, se adelantaran las audiencias preliminares de control de garantías, en las cuales el hombre 25 años se allanó a los cargos imputados por este nuevo homicidio, declarándose culpable.

Este nuevo asesinato, abre un mar de sospechas entre las autoridades, pues al parecer el hombre tendría una fijación sexual que lo conlleva a atentar contra personas homosexuales, ya que ambos asesinatos estarían relacionados con la presunta condición sexual de las víctimas, pues los ataques fueron planeados y focalizados como el de Franklin Guzmán, donde el victimario ganaba la confianza para luego ultimar a sus víctimas.

Para sorpresa de las mismas instituciones que adelantan la investigación y de los familiares de las víctimas, estos dos homicidios pudieran no ser los únicos cometidos por este sujeto, por lo que la investigación estaría volcada hacia otros asesinatos con rasgos similares, en varias ciudades del país por donde pudo establecerse en los últimos 10 años.

De comprobarse un tercer homicidio, el hombre podría ser sometido a la condición procesal en calidad de “homicidio en concurso homogéneo y sucesivo”, pues los hechos sucedieron en distintos momentos.

¿Monstruo del picacho?

Según conoció Entre Ceja y Ceja, a comienzos del año 2001, esta persona habría llegado en calidad de desplazado junto con su hermano y madre al municipio de Rionegro.

 

 

De adolescente se habría trasladado a Medellín, exactamente al sector conocido como Picacho.

Barrio Picacho Medellín

En enero del presente año regreso a Rionegro, municipio donde estuvo viviendo hasta el día del asesinato de Guzmán.


Entre los murmullos de las personas que conocieron el asesinato del joven de El Bagre, asesinado a puñaladas en una represa de Bello, algunas personas tildan al homicida como el “Monstruo de Bello”, debido a la crueldad con que habría cometido el asesinato.

Por ahora la investigación depende de la información que el mismo victimario entregue a la justicia.

Cabe mencionar que este sujeto quien por seguridad no revelaremos su identidad, fue capturado a comienzos de abril, gracias a la labor de agentes del CTI Rionegro y SIJIN quienes con la ayuda de recursos tecnológicos, recopilaron las pruebas suficientes para darle captura y ponerlo tras las rejas.

La mente del asesino en serie, definición.

Según el Psiquiatra Alfredo Sosa Velásquez, los asesinos en serie (AS) son personas que matan por lo menos en tres ocasiones con un intervalo entre cada asesinato. A través de la historia se conocen una diversidad de AS, cada cual caracterizado por un tipo de conducta durante el acto criminal.

Los asesinos en serie están específicamente motivados por una multiplicidad de impulsos psicológicos, sobre todo por ansias de poder y compulsión sexual. Con frecuencia tienen sentimientos de inadaptabilidad e inutilidad, algunas veces debido a humillación y abusos en la infancia y/o el apremio de la pobreza, también bajo nivel socioeconómico en edad adulta, compensando sus crímenes esto y otorgándoles una sensación de potencia y frecuentemente venganza, durante y después de cometer los delitos.

Asesinos en serie de Colombia

A lo largo de la historia, en Colombia han existido mas de 30 asesinos seriales, la mayoría de ellos aún están  presos y otros murieron cuando estaban pagando su condena.

En el país el común denominador de los asesinos seriales es el de personas pobres, maltratadas, víctimas de abusos, golpeados por familiares y humillados, que descargan sus frustraciones en los más débiles.

Así los describe el antropólogo y profesor de la Universidad del Rosario Esteban Cruz Niño, quien escribió el libro ‘Los monstruos en Colombia sí existen’ (Penguin Random House). En este relato no sólo muestra los perfiles de estos hombres, sino que también describe sus vidas y cuenta cómo llegaron a convertirse en asesinos en serie.

“Son psicópatas, sociópatas, gente que manipula a sus víctimas, personas que hablan bien, estafadores que tienen propensión a la delincuencia, que vivieron en familias disfuncionales”, señaló el profesor.

El libro presenta, entre otros, los casos el de Pedro Alonso López, el ‘Monstruo de los Andes’ quien asesinó a 300 niñas. También el de Daniel Camargo Barbosa, el ‘Sádico del Charquito’ a quien se le adjudican las muertes de 157 mujeres y el de Luis Alfredo Garavito Cubillos, quien purga una condena por el homicidio de 197 niños.

Cuadro de los 7 asesinos seriales mas temidos del país. Ilustración Revista Semana.

Por: Julian Dávila Baena//@Davila_alzate//Periodista Entre Ceja y Ceja//[email protected]