Biblioteca a domicilio: Así llega la literatura a los campesinos de El Retiro.

La biblioteca a domicilio, una estrategia para incentivar la lectura en las familias campesinas de El Retiro.

La lectura es un hábito que puede mejorar las condiciones sociales y humanas de cualquier persona, el leer permite pensar con reflexión y desarrollar los aspectos cognitivos del cerebro, lo que ayuda a ejercitar todas las células y estar siempre activos para cualquier actividad que se realice en la vida cotidiana.

En tiempos de pandemia, el hábito de la lectura sobre todo en zonas veredales, se ha hecho complicado, pues el confinamiento, y las fallas de internet, hacen complicado incentivar la lectura en los niños de esta generación.

A pesar de las dificultades, en la vereda Pantanillo de El Retiro, una serie de noventa mochilas con tres libros cada una, son repartidas en las familias campesinas del sector, donde los integrantes tienen la oportunidad de leer, y además, escribir en una bitácora un resumen o lo que aprendieron del libro. Esta iniciativa nació de un colectivo del municipio, y cuenta con el respaldo de los docentes de la escuela de la vereda, quienes ven en este proyecto, pionero en el Oriente Antioqueño, una oportunidad para que el aprendizaje de los niños y jóvenes sea integral, pues el ambiente donde se desarrolla la actividad es su propia casa, integrando además, a los otros miembros de las familias.

“Las mochilas contienen tres libros de interés para la familia, una bitácora en donde la familia, a través de ese cuaderno, expresa un poco qué sintieron con el libro y también nosotros les proponemos una actividad para que hagan de manera individual, pero también de manera colectiva”, explica Luz Mirella Bedoya, directora de la Biblioteca Laboratorio del Espíritu.

Las mochilas son enviadas desde la zona urbana a la vereda Patanillo cada 15 días y llegan en moto hasta las casas de los beneficiados, luego de a travesar varias colinas, arroyos y vías destapadas, como si fuese una novela, niños y adultos esperan con ansias cada dos semanas la anhelada mochila.

A través de esta estrategia, se han beneficiado de la lectura, alrededor de 400 familias que han disfrutado libros de literatura infantil y juvenil, de historia, cocina y agricultura.

Por: Julian Muñoz//@jmunozo21//Periodista ®Entre Ceja y Ceja