Rionegro: Mujer de 95 años se reencontró con su hijo tras casi 6 décadas.

Humberto Botero estaba en Brasil, gracias a un mensaje en redes sociales, su familia se enteró de su paradero en el país vecino tras 58 años de búsqueda.

Una conmovedora historia, se conoció en el municipio de Rionegro el fin de semana anterior, pues luego de más de cinco décadas, una mujer de 95 años, pudo reencontrase con uno de sus hijos, quien estaba en Brasil, donde gracias a un mensaje en redes sociales, su familia se enteró de su paradero en el país vecino.

Humberto Botero es el nombre del personaje de esta historia, quien huyó del país hace 58 años, tras haber pensado que había matado a su propio primo Hugo Botero, en medio de un accidente en el que un incendio lo envolvió en llamas.

Humberto Botero

Según  Marleny Botero, hermana de Humberto “él se fue pensando que Hugo se iba a morir porque lo encontraron muy grave, luego, mi mamá lo busco en varios lugares incluso en la cárcel, pero jamás encontró pista alguna. Allá le mostraron una fila de presos y mi madre se vino desconsolada porque entre los presos no estaba él”, señala.

Hugo Botero

Para Angélica Arroyave,  madre de Humberto, la ausencia de su hijo no fue fácil, muchos le decían que estaba muerto, pero ella no perdía la fe, “Es una emoción inexplicable, me dio hasta desmayo de la alegría. Qué alegría por un lado, tristeza por otro, porque se me acaba de morir una hija”, comentó doña Angélica.

Fue así como a comienzos de marzo en su casa de Llanogrande,  Humberto se reencontró con su mama, sus hermanas y su primo, el mismo que pensó haber asesinado, “Yo era muy buen amigo, amigo íntimo de Hugo. Aconteció un accidente, él estaba sacando gasolina de un tonel grande y se mojó la ropa con gasolina, y me dio una caja de fósforos, ahí yo toqué fuego y él se quemó, como una antorcha, por eso me fui”, recuerda Humberto.

En el año 1963, con un poco de  dinero entre sus bolsillos y siendo menor de edad, decidió comenzar una aventura que lo condujo por varios departamentos del país, hasta terminar en Brasil, país que lo acogió, allí aprendió portugués, se casó y tuvo dos hijos, uno de los cuales lo ayudó a encontrar a su familia en Colombia.

Así fue el mensaje que recibió Marleny, luego de que, su sobrino hubiera publicado una fotografía con los datos de su padre en varios grupos de Facebook, en los cuales obtuvo respuesta y el numero celular de su tía.

 

“No tengo palabras para hablar de mi felicidad, tanto así que yo hace cinco días estaba en ayuno y no pensaba comer más, no tenía familia ni amigos. Por cosas de Dios, mi hijo empezó a buscar en la internet y encontró toda mi familia, incluyendo a mi madre, que no pensé que estuviera viva”, afirma Humberto.

El primer contacto luego de saber que su mama estaba viva y que sabía de su paradero, lo realizaron a través de una vídeo llamada, en la cual los sentimientos encontrados lo hicieron pedir perdón y comprometerse a regresar, por lo menos para reencontrase luego de tantas décadas, algo que ocurrió semanas después.

“Me dijo que si yo era Hugo, que estaba impresionado porque él me hacía muerto. Creyó que yo me había muerto y qué cosa tan hermosa habernos podido encontrar”, afirma Hugo Botero Puerta, primo de Humberto.

.

Imágenes extraídas de Noticias Caracol.