Menor de 17 años, recibió fuerte golpiza tras ser sorprendido robando

El menor fue aprehendido por las autoridades. El hecho sucedió en Marinilla.

Siguen los casos de justicia a mano propia en los municipios del Oriente Antioqueño, esta vez, sucedió en Marinilla sobre las 7:00 p.m. del domingo 21 de marzo, cuando según testigos, un joven de 17 años hurtó dinero en efectivo y unos zapatos de un local comercial cerca a Colanta; al ser descubierto, varias personas salieron tras él y lograron retenerlo en el sector La Dalia, donde algunos ciudadanos agredieron al presunto ladrón.

El menor fue aprehendido por las autoridades y dejado a disposición de la unidad de infancia y adolescencia; el joven seria habitante de la vereda La Esperanza y según las victimas del hurto, el mismo se habría perpetrado con arma blanca.

¿A qué se debe el aumento de estos casos en el oriente antioqueño?

El presidente del Colegio de Abogados Penalistas de Colombia, Francisco Bernate, dijo en entrevista con  RCN Radio, que «la percepción de inseguridad ciudadana y la falta de justicia es más fuerte cuando se reproduce información sin tener en cuenta la operancia del sistema judicial y las capacidades de las instituciones», tomando como ejemplo el vídeo que circuló donde una fiscal se niega a recibir un capturado, algo que pone en desprestigio  la administración de justicia. «Creemos que es necesario reforzar la institucionalidad y siempre acudir a la justicia», agrego el jurista.

Dos casos de Justicia a Mano Propia en Rionegro.

Otro factor que los expertos señalan, es que las redes sociales tiene niveles de influencia significativos en las personas. Frente a esto, Belisario Valbuena, psicólogo forense, señaló que cuando las personas ven este tipo de violencia en vídeos, los comienzan a ver como una alternativa y los motiva a seguir este ejemplo.

“Al observar vídeos se ve una turba enardecida, un grupo de gente golpeando a una persona, desnudándolo como una manera de humillarlo. Eso puede motivar a que se repliquen esos comportamientos”, anotó el psicólogo en entrevista con el medio nacional.

De victima a victimario, sanciones a quien agrede a un ladrón. 

Según Rubén Darío Ramírez, director del Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (CEACSC), el problema radica “cuando ese acto de solidaridad pasa a ser un acto violento frente al agresor”, hecho que puede devenir en denuncias por lesiones personales. Por eso el acompañamiento de las autoridades, en estos casos de la Policía Nacional, es determinante.

El efecto bumerán de aplicar violencia sobre la violencia es bien conocido por los ciudadanos. Por eso Ramírez alerta que “se deben evitar acciones que se puedan judicializar contra quien iba a hacer un acto de corresponsabilidad y termina siendo un agresor”.

https://www.facebook.com/watch/?v=3944426442284194