Preocupación por el incremento de llamadas extorsivas, así operan los delincuentes.

Estas llamadas son fáciles de identificar, pues los criminales suelen relacionar “hechos absurdos”.

Las llamadas extorsivas realizadas desde las cárceles del país, se han convertido en el pan de cada día para las autoridades, un fenómeno que va en aumento en el oriente antioqueño y que el mismo Estado Colombiano, las Alcaldías, la Fiscalía General de la Nación y el INPEC vienen trabajando de manera articulada para desmantelar estas organizaciones, las cuales por lo regular, operan desde las mismas cárceles.

Hace algunos días, una ciudadana grabó una de estas llamadas, donde se percibe la manera en que los delincuentes extorsionan a personas que son contactadas al azar , con la  conocida «Llamada del sobrino» donde una persona manifiesta «tío, tía, prima, – soy yo -, es que, me pararon en un retén le voy a pasar al policía», según la repuesta de la víctima que en la mayoría de casos suele caer en dichas artimañas, los delincuentes exigen consignaciones, giros en efectivo y hasta recargas de celular.

En este caso, los delincuentes se hicieron pasar por miembros de la Policía Nacional, quienes ante la negativa de la mujer, que también se hizo pasar por un oficial del ejército, los hombres colgaron.

Estas llamadas son fáciles de identificar, pues los criminales suelen relacionar “hechos absurdos” como el de esta llamada, donde manifiestan que el supuesto sobrino,  fue sorprendido sin el uso del tapabocas y que por tal motivo sería trasladado a la Estación de Policía por haber cometido un delito.

Contexto

Según el Gaula, las ganancias percibidas por estas organizaciones superan los 2 mil  millones de pesos por año, “Desde un solo celular se pueden hacer 250 llamadas extorsivas al día. Y cambian de SIM card para que los números no puedan ser identificados con facilidad”, le dijo a EL TIEMPO el director del Gaula de la Policía, general Fernando Murillo.

La propuesta de instalar inhibidores para llamadas de celular desde las cárceles, sigue sin prosperar porque no se ha encontrado la manera de evitar que se bloqueen también los teléfonos móviles de quienes viven o tienen sus actividades laborales ordinarias cerca de los centros penitenciarios.

Fenómeno en aumento en el oriente antioqueño.

Tan solo en el municipio de Marinilla, en un solo día se han llegado a registrar hasta 10 llamadas, incluso en contextos ajenos al mencionado en el audio, donde los criminales  se hacen pasar por organizaciones como Los Pamplonas, Urabeños, Clan del Golfo y otras, intimidando a sus víctimas con supuestos atentados contra sus familiares, negocios o contra sí mismos.

El Gaula de la Policía Nacional, recomienda en estos casos tratar de llevar la conversación hacia respuestas en interrogante, por ejemplo, si usted es llamado por un número desconocido y le preguntan con quién hablo, su respuesta debería ser ¿Con quién hablo yo?, si se procede de inmediato con preguntas directas como tío, tía, abuelo, abuela, prima, sus repuestas deben ser ¿ cómo se llama su mamá o su papá ?, si se tratase de llamadas donde el delincuente manifiesta que está siendo observado, se debe volcar la conversación hacia ¿ dígame como estoy vestida ? o ¿ Esta en frente del Comando de Policía?.