«No hemos ganado la batalla»: Llamado de atención de las autoridades de salud de La Ceja ante aumento de casos

«Venimos batallando fuertemente, tenemos 10 decesos en el municipio y más de 100 casos activos», dijo el Secretario de Salud de La Ceja, Santiago Muñoz, tras el anuncio de que esta localidad volvió a sobrepasar el límite de los 100 casos activos en menos de una semana.

El último reporte indica que, hay 549 casos confirmados y la cifra de activos está en 106, «Antes teníamos un porcentaje de contagio en el municipio cercano al 12% y ahora con las pruebas que hemos hecho en las últimas semanas, estamos con un porcentaje de contagio alrededor del 25%, es decir que de cada 4 pruebas que tomamos, una está saliendo positiva», añadió el funcionario de la Secretaría de Salud.

Las autoridades coinciden en afirmar que, ahora el principal reto entre la población, para evitar la propagación del virus, es el uso del tapabocas permanente, la desinfección de las manos con alcohol y el distanciamiento físico, pues el virus está regado en más de 14 sectores diferentes de La Ceja donde se han arrojado casos positivos y activos, además de algunos conglomerados empresariales donde también se han registrado contagios. 

Aunque en la actualidad La Ceja tiene un porcentaje bajo de ocupación de camas UCI, el panorama no sería tan alentador pues ante la Alerta Roja Hospitalaria decretada por la Gobernación de Antioquia, esta debe tener disponibilidad para seguir recibiendo pacientes de Medellín y del resto del Valle de San Nicolás donde sí hay un alto porcentaje de ocupación, «Con esa situación tenemos mayor preocupación porque si hemos tenido fallecimiento de personas con las Unidades de Cuidados Intensivos disponibles, no queremos tener que empezar a escoger a pacientes sanos de pacientes enfermos para ingresar a una Unidad de Cuidados Intensivos y es una situación a la que procuraremos no llegar«, puntualizó Muñoz.

Cabe resaltar que, desde el inicio de la pandemia, la Alcaldía Municipal, entre los protocolos para atender la emergencia sanitaria, tuvo que disponer de 600 bóvedas en el Cementerio Municipal, con base al porcentaje poblacional que podría fallecer ante una posible situación de gravedad por el virus.