Ladrones disfrazados de policías asaltaron vivienda en el barrio Gualanday de Rionegro

Imagen archivo sector Gualanday

Los delincuentes amarraron de pies y manos a los porteros de la unidad cerrada donde cometieron el delito.

Una grave situación de seguridad se vivió en el barrio Gualanday del municipio de Rionegro, cuando por lo menos 16 delincuentes disfrazados de uniformados de la Policía y de miembros de Sijin de la Fiscalía, entraron a una unidad cerrada supuestamente a realizar un “operativo para atrapar unos ladrones”, cuando lograron ingresar y ganarse la confianza de los vigilantes los amordazaron de pies y manos, y además los encerraron en los baños de las porterías amenazándolos con asesinarlos si oponían alguna resistencia, en ese momento los delincuentes revelaron sus verdaderas intenciones que eran asaltar una vivienda.

En la vivienda, a la cual ingresaron los 16 delincuentes, se encontraban 2 personas a las cuales también amarraron de pies y manos, y al igual que a los vigilantes también los encerraron en los baños de la vivienda, el asalto duró cerca de una hora.

Según narró el Presidente de la junta directiva de la Asociación de Vecinos Urbanización Gualanday, una vecina se percató de lo estaba pasando y logró llamar a una familiar que vive en el municipio de La Ceja, la cual se dirigió de inmediato a la casa, ingresó a la vivienda y encontró a los dos miembros de la familia amarrados, procedió a quitarles las ataduras, y se dirigieron a la portería a colocar la denuncia, cuando llegaron se dieron cuenta que los vigilantes también habían sido amordazados.

Ante este grave hecho que ocurrió el pasado viernes pero que apenas se dio a conocer en la noche del lunes 31 de agosto, el secretario de Gobierno de Rionegro, Carlos Andrés García afirmó que “La investigación se está adelantando por parte del CTI”. Aún se desconocen detalles del suceso y a cuál banda delincuencial pertenecen los ladrones.

Con respecto a los hurtos, se sabe que los delincuentes se llevaron computadores, celulares y además los aparatos del circuito cerrado de televisión, por lo que no hay videos para evidenciar el momento del asalto.