¡Taxista! Esta es la forma correcta de aislarse de la parte de atrás de su vehículo

Así como don Gildardo Antonio Flórez, otros más de 200 taxistas de La Ceja, deberán acondicionar este sistema de aislamiento para prevenir el contagio del COVID-19 y proteger la salud tanto de los conductores, como de sus pasajeros.

Don Gildardo lleva más de 25 años trabajando en el gremio transportador y afirma que nunca había vivido una situación similar como la pandemia, sin embargo, su creatividad, la de su esposa, y la de un grupo de modistas y diseñadoras, le permitieron ser el primero en instalar este sistema preventivo y ser modelo para que otros taxistas hagan lo mismo, por disposición de la Alcaldía Municipal de La Ceja.

«La idea surgió cuando comenzó la cuarentena, mi familia y yo nos inventamos la forma de brindar protección a los usuarios y prestarle un buen servicio a los trabajadores de la salud que se estaban sintiendo discriminados por algunos taxistas en otros municipios, aquí afortunadamente no, pero yo quise empezar a prestar ese valor agregado, lo implementé y ahora he recibido hasta felicitaciones por lo novedoso y practico que es», le dijo don Gildardo a Entrecejayceja, agregando además que un inicio, sus colegas del gremio le hacían bullying y se burlaban del plástico, pero ahora todos, de forma obligatoria, deberán instalarlo.

«Para mi como taxista lo más importante es protegerme yo y proteger a mis usuarios, de esa manera quedamos aislados porque ninguno estamos libres de portar el COVID-19 o cualquier usuario también puede subirse portándolo»: Gildardo Antonio Flórez, taxista de La Ceja.

El taxi de don Gildardo Flórez pertenece a la cooperativa de taxis Cootransceja y se ha convertido en un referente para que los prestadores de este servicio de transporte público puedan implementar modelos de bioseguridad similares y de esta manera evitar el contacto con los usuarios, «Este fue un modelo o un diseño referente para el resto de vehículos, yo lo mandé a hacer de esa manera para ensamblarlo en el carro y está diseñado de tal forma que no dañe el vehículo, sin tornillos, ni remaches, ni pega, además es fácil de quitar y poner sin necesidad de dañar la estructura del carro», manifestó el conductor de taxi.

Pero la instalación de este plástico va acompañada de otros mecanismos de protección, pues don Gildardo hace aspersión al carro de forma permanente, usa juiciosamente el tapabocas, gafas, gel antibacterial y dispone de un frasco con alcohol para limpiar las maniguetas del carro cada que un usuario se baja o se sube a su taxi, se lava las manos constantemente y afirma que se abstiene de subir pasajeros en la parte de adelante.

Actualmente, las cooperativas de taxi exigirán a sus conductores de vehículos de servicio público a que utilicen obligatoriamente este protector que permite aislarse de los pasajeros y de esa manera evitar el contacto y el contagio, «Esta es una manera muy cómoda para todos, no incomoda a nadie, no estorba, no pesa, es totalmente practico», concluyó don Gildardo.