Reducido a escombros quedó edificio Altos del Lago

A partir de las 6:00 de la mañana iniciaron todos los preparativos para llevar a cabo la maniobra que acabaría con la existencia del edificio Altos del Lago de Rionegro. Organismos de socorro, Gestión del Riesgo y desde el aire helicópteros de la Fuerza Aérea pasaban el anuncio de evacuación a las 1.500 personas vecinas de la estructura.

La empresa caleña, Atila, fue la encargada de esta implosión, la misma que realizó la del edifico Space y Mónaco en Medellín. Después de tres fuertes zumbidos de la alarma que indicaría el desplome del edificio, se tardó 2.4 segundos la desaparición del monstruo que les quitó el sueño durante más de tres años a las familias que desearon tener casa propia e invirtieron sus ahorros. Luego de haber caído, el cuerpo de bomberos del municipio con camiones cisterna controló el polvo que duró cerca de tres minutos en el aire. “Al escuchar a los técnicos sobre lo que ha pasado, dicen que saltaba a la vista la mala calidad de la construcción del edificio” añadió el alcalde Andrés Julián Rendón al término de la demolición.

“Hoy los copropietarios quedan con una titularidad de una propiedad, quedan propietarios de un lote. El tema es largo, vienen procesos mucho más largos (…) Este no es el final. Es el final del riesgo, pero para los propietarios comienza un viaje largo” contó a Entre Ceja y Ceja Cristian Sánchez abogado de los propietarios.

La empresa encargada de la obra fue Soluciones Integrales de Construcciones Civiles, la cual al día de hoy no se manifestó, pues los costos superiores a los 1.400 millones de pesos de la implosión fueron asumidos por la administración. “Ofrecer una alerta a los ciudadanos y a los constructores para que tengan presente el calibre de las cosas que acontecían antes en la administración” agregó el mandatario Rendón.

El tema inicia dos administraciones anteriores a la actual, el 23 de diciembre del año 2011 cuando al mando de Rionegro se encontraba Alcides Tobón Echeverry se entregó la resolución 401 donde estableció la construcción del edificio con 11  pisos. El 4 de noviembre 2014 en el gobierno de Hernán Ospina y la Secretaría de Planeación con Jorge Alberto Urrea, mediante la resolución 496 se modificó el contrato y se amplió a 18 pisos, allí la administración recibió 47 millones de pesos.

Por ahora, luego de desaparecido el edificio y las esperanzas de quienes irían a habitarlo, se queda a la espera de que los responsables del hecho brinden soluciones a estas personas.

Por Karen López – Reportera.

[Publicidad]