Así avanza el paro cívico en Rionegro

Foto: Cortesía

La jornada de protestas ha transcurrido con calma. Algunos desadaptados quebraron los vidrios a un vehículo de servicio público.

Un ciudadano arrojó piedras a los ventanales de un bus que cubría una ruta de una vereda, lo que ocasionó heridas en la cabeza al conductor. La Policía de Rionegro capturó a una persona que fue sorprendida obstruyendo la vía a Belén, al ser sorprendido derramando tachuelas.

En completa calma, transcurre la jornada de protesta citada por algunos líderes sociales de la región y a la que no se unieron las empresas de transporte público por temor a ser cancelada su tarjeta de operación.

Cerca de 500 personas se congregaron en la Plaza de La Libertad para protestar por la puesta en funcionamiento del nuevo Sistema de Movilidad Sonrío que unificará las rutas de transporte y que no permitirá el ingreso de los vehículos de servicios intermunicipal al centro de Rionegro.

Los ciudadanos de los municipios vecinos a Rionegro han sido los más inconformes con la medida, pues consideran que aumentará el tiempo en el desplazamiento y el valor de los pasajes.

«En estos momentos, el paro ha concurrido con tranquilidad, no se han presentado tachuelas, ni se han rayado carros, recorrimos la marcha desde la Autopista Medllín – Bogotá hasta Belén y no ha habido desmanes, los compañeros han estado circulando en los carros tranquilamente», indicó Diego Rojas, uno de los organizadores del Paro, quienes solicitaron que el Alcalde, Andrés Julián Rendón escuche sus peticiones.

Algunos habitantes de Rionegro informaron que en algunos sectores, los transportadores han dejado de prestar el servicio.

A esta hora, la situación en Rionegro es de completa calma. En el Parque de Rionegro finalizaron las protestas. La Policía aún permanece.